corazon modulo 2

Newsletter

“SI YO LO CREO, ASÍ ES PARA MI”

nieves 1986Mi nombre es Nieves Bustos Cavilla. Nací en 1956 y hoy tengo 57 años. Cuando tenía 30, en 1986, el único síntoma era un cansancio poco normal para mí. Pero a los 33 años comenzó un camino largo de aprendizaje y dolor, mucho dolor…. Al principio de mi “esclerodermia difusa”, los médicos hace 27 años no tenían la información que tienen hoy y uno me decía una cosa, el otro me decía otra y cada cual me daba un tratamiento diferente que me estropeaban el hígado y los intestinos. Las manos se me hinchaban, se enrojecían, los dedos se ponían blancos y a veces azules (Raynaud), me dolían las articulaciones y un cansancio feroz me invadía. Fue una angustia muy fea, hasta que después de 5 largos años de deambular de médico en médico, una dentista me dijo “Vos tenés esclerodermia” …
Nieves 1991

Fui a un reumatólogo para que me hiciera todos los estudios necesarios para saber qué tenía y el diagnóstico fue esclerodermia, con la seguida explicación de que tenía 2 años de vida (ya pasaron 27). Esto me deprimió muchísimo, es algo que uno no espera a esa edad, pero el amor de mi esposo me ayudó a levantarme y a seguir adelante hasta que Dios lo quisiera. Estudié mucho sobre la esclerodermia y sus componentes emocionales, viajé a otros países más desarrollados aprovechando mis exposiciones de pintura en el exterior (soy artista plástica) pero afuera había casi lo mismo que en Argentina, donde resido.

Pasé por muchos años de deformaciones, heridas, y deterioro, angustias, tristezas y desesperanzas… pero tratando siempre de aprender qué cosas eran buenas para mí cuerpo y para mi espíritu. Con el tiempo me fui dando cuenta que así como cada persona es un mundo y tan diferente como una huella digital, así son las esclerodermias de un paciente a otro.

nieves 1996

Pasaron los años de duro aprendizaje y estudio sobre mis emociones, entendiendo que el estrés que producen las angustias, los miedos, y todas las “miserias humanas” que todos tenemos, de las que me fui despojando poco a poco, son las que si no se eliminan en una especie de “limpieza interior” nuestro cuerpo sufre en consecuencia. Los celos, la ira, la tristeza, la intolerancia, la ansiedad, etc. son emociones negativas que producen una química corrosiva en nuestro cuerpo y el sistema inmunológico se ve afectado, por lo tanto no tiene cómo defenderse. 

Cambiar hábitos que tenemos desde hace años es muy difícil, pero no imposible. Yo soy una prueba de ello. Poco a poco fui aplacando mis fieras internas y dejé de echarle  la culpa a los demás, pues “los demás” quizás nunca cambien, uno no puede esperar eso, que es responsabilidad de “los otros”, nuestra responsabilidad es ocuparnos de “cambiar” nosotros mismos. Y así, más allá de los tratamientos (que son muy importantes) pero que hay gente que con placebo se cura; me ocupé de prestar mucha atención en mis actitudes y emociones, con una fuerte decisión de cambiar malos hábitos que me pudieran estar perjudicando, al tiempo que trataba de cerrar heridas en manos y pies que tuve por años.

nieves 2004En el año 2000 busqué a otros que padecieran lo mismo que yo para ver qué podía aprender de ellos. Fue muy instructivo y motivador. Y en el año 2001 le di marco legal a la Asociación Argentina de Esclerodermia que hoy se llama AADEYR (Asoc. Arg. de Esclerodermia y Raynaud), la cual es mi orgullo no solo por el posicionamiento alcanzado en estos 13 años, sino por la cantidad de gente que se ha podido ayudar, orientado y contenido emocionalmente, tratando de encontrar juntos el camino para mejorar la Calidad de Vida, con el apoyo de profesionales idóneos.

Hoy, a pesar del deterioro de mi corazón que tiene necrosis en bandas, y el 50% de capacidad respiratoria que tengo, me levanto todos los días agradeciendo a Dios todo lo que tengo (sea lo que sea, mucho o poco que uno tenga), miro siempre “la parte del vaso llena y no la parte vacía del vaso” y siempre pidiendo LUZ en mi camino para tener claridad cada vez que tenga que tomar decisiones. Todos tenemos virtudes y defectos, tenemos pues que alagar nuestras virtudes e ir modificando nuestros defectos de a poco y con mucha paciencia. Me ayudó muchísimo la meditación.

nieves 2006El objetivo es estar a gusto con nosotros mismos, lograr querernos y sentirnos con paz interior. Esto hace que tengamos una vibración energética alta que contagia, y los demás también se sentirán a gusto con nosotros. Solo podemos dar cuando tenemos para dar. La autoestima y la solidaridad con nuestros hermanos, es fundamental para mí, en el camino de la sanación. Les recomiendo que vean la película “El Secreto”. Es una herramienta valiosa para modificar estructuras mentales rígidas. Es una filosofía como hay muchas, que sirven para aprender una manera diferente de pensar.nieves 2009 O lean “El laboratorio del Alma”, de Stella Maris Marusso, que explica claramente cómo influyen nuestros pensamientos en la salud de nuestras células, o Deepak Chopra, o al Dr. Daniel López Rosetti  cuando explica qué es el PNEI (psiconeuroendocrinoinmunologia), o tantos otros que dan herramientas para mejorar nuestra Calidad de Vida.

Ya sé que no es fácil cambiar hábitos, requiere de una gran concentración, constancia y paciencia con nosotros mismos, pero con una fuerte decisión de vivir y absoluta Fe…  se puede.  Recuerden que entre creer y no creer, nos conviene creer.

Y si yo lo creo, así es para mí…
nieves 2001

A.A.D.E.Y.R. Tel: (+54) 11 4829-7191 | (+54) 11 4823-1413 - info@esclerodermia.org.ar | secretariaadeyr@gmail.com